Con estrategias de participación se desarrollan la creatividad y la innovación, permitiendo generar la confianza en sí mismos, mejorando las relaciones con sus pares, fortaleciendo la toma de decisiones y creando en los estudiantes hábitos saludables.